1/4
liljewall_idé

FARO DE LA CULTURA

Implantacion
Implantacion
Planta Baja
Planta Baja
Planta 1° Piso
Planta 1° Piso
Planta 2° Piso
Planta 2° Piso
Alternativas de usos SUM
Alternativas de usos SUM
Vista Frente
Vista Frente
Vista Plaza
Vista Plaza
Vista Barrio
Vista Barrio
Vista Reserva
Vista Reserva
Corte Longitudinal
Corte Longitudinal
Corte Transversal
Corte Transversal

Premisas
INTEGRACIÓN: La compleja situación de implantación evidencia la necesidad de convertir al centro cultural en un punto de inflexión capaz de integrar en su interior los diferentes contextos del sector. En él convergen dos ejes que toman por polos los elementos "Ciudad Formal/Nuevo Barrio" y "Ciudad Informal/Naturaleza", logrando el diálogo entre formalidad e informalidad, así como entre el nuevo barrio y la naturaleza circundante.

ATRACCIÓN:

La materialización del centro cultural busca neutralidad y respeto frente a contexto rico en texturas y materiales. Esta condición se utiliza para transformar al nuevo centro cultura en un icono o nodo del sector. Así se integra tanto al contexto existente como a las futuras acciones planificadas en la región.

APROPIACIÓN:

El fin ultimo de la propuesta busca desmaterializar el edificio hasta convertirlo en un espacio publico abierto a los vecinos. Al espacio recreativo y gastronómico del sector, se le suman espacio flexibles y sectores de apropiación libre, con la capacidad de definirse y reconvertirse para abarcar las necesidades sociales, cívicas y políticas que requieren el sin fin de vivencias propias del barrio y sus vecinos.

PARTICIPACIÓN: A los usos específicos del centro cultural se incorporan un conjunto de actividades que no se restringen a un ámbito específico, así buscan tanto expandirse al exterior para volverse parte de la vida pública, como amalgamarse con las demás actividades para funcionar en conjunto y resignificar los espacios de participación del mismo.

Contexto y Materialidad

La imagen del centro cultural se sustenta en la compleja identidad material del contexto. En un extremo la apariencia tecnológica/ internacional del sector de Puerto Madero. En el otro la cara propia de la autoconstrucción. De forma conciliadora se optó por trabajar dos condiciones que los caracterizan.

Se propone una neutralidad material como mediación con el contexto construyendo un edificio sin jerarquías. Es por esto que se busca representar, a partir de texturas y sombras, dentro de dicha neutralidad, la variedad constructiva del barrio original.

El centro cultural esta desarrollado, apoyándose en materiales industrializados, para ser ejecutados con los conocimientos propios de los habitantes del barrio, integrándolos en el proceso y favoreciendo su apropiación.

Rol y flexibilidad

El rol del edificio desde sus inicios fue trasformarse en espacio publico, lo cual se logra en la medida que los programas logren una conexión fluida y amigable con los usuarios.

Pensando en esta dirección es que se propone la presencia del auditorio frente a la plaza principal del sector sobre el eje ciudad informal/ naturaleza.

De este modo, un programa potencialmente aislado es reformulado en un gran ámbito que pueda funcionar desde todas sus caras, permitiendo diferentes escalas de apropiación y una diversidad de usos que responde a un contexto heterogéneo y cargado de diversidad cultural.

En conjunto con el atrio y los usos  complementarios del programa educativo se proponen posibles apropiaciones y formas de vivenciar estos sectores, dándoles la capacidad de integrarse entre si y con los usuarios, así como también de su funcionamiento independiente.